Todo lo que necesitás saber sobre el proyecto de ley que regula el teletrabajo

Publicado hace 6 días

Por Marcelo Veltri y Fiorella Zucarelli.

La medida de aislamiento social preventivo obligatorio dictada por el Gobierno Nacional en pos de evitar la propagación de la pandemia del COVID, obligó tanto a los empleadores como a los trabajadores a adaptarse precipitadamente a la modalidad del trabajo remoto. 

Conforme surge de las estadísticas publicadas por diferentes consultoras, tanto en el extranjero como a nivel local, la mayoría de los empleadores que antes de la pandemia nunca habían puesto en práctica dicha modalidad, la implementarán una vez que finalice el aislamiento social preventivo y obligatorio. Sin perjuicio de ello, una minoría de empleadores se encuentran muy reticentes al cambio, con fundamento en que los trabajadores que realizan sus tareas de manera remota resultan menos efectivos.

Por el contrario, rescatamos de la medida de confinamiento obligatorio, que premió derribar ese mito instaurado en la sociedad y sirvió para demostrar que el “homeoffice” no solo se traduce en mayor productividad, sino también en el ahorro en el mantenimiento de infraestructuras innecesarias, ahorro en tiempo de viaje; entre una larga lista de aspectos positivos que se podrían enumerar. 

No cabe duda que, el avance de esta nueva modalidad y normalidad de trabajo es un verdadero fenómeno a nivel mundial, fenómeno global respecto del cual nuestro país no es ajeno.

Es por ello que, el día 25 de junio de 2020, la Cámara de Diputados aprobó el proyecto de regulación del teletrabajo por una amplia mayoría de 214 votos a favor, uno negativo y 29 abstenciones, girando la iniciativa al Senado para convertirla en ley.

El proyecto fija los derechos y obligaciones de quienes desarrollen el trabajo remoto, a continuación se enfatizará en las claves del mismo, para un mayor entendimiento. 

  1. ¿Qué se entiende por Teletrabajo y Teletrabajador?

La ley define por Teletrabajo a la realización de actos, ejecución de obras o prestación de servicios, en las que el objeto del contrato o relación de trabajo es realizado total o parcialmente en lugares distintos del establecimiento del empleador, mediante la utilización de todo tipo de tecnología de la información y la comunicación (TIC). 

En idéntico sentido, se entiende por Teletrabajador en relación de dependencia a toda persona que ejecuta esta modalidad laboral del teletrabajo de acuerdo a la definición anterior

  1. Derechos tendrán los Teletrabajadores 

La ley hace principalmente hincapié en el respeto al principio de igualdad de derechos y trato entre un Teletrabajador y un trabajador, que desempeñe igual tarea en el establecimiento del empleador. 

En especial, aquellos derechos relativos al desarrollo de carrera del Teletrabajador, sus posibilidades de capacitación, y de recibir la misma información que los trabajadores presenciales. 

La ley también contempla para quienes ejercen el teletrabajo:

-El control de higiene y seguridad conforme las características propias de la prestación.

-Derechos sindicales, iguales a los de la modalidad presencial.

-Derecho a la intimidad y la preservación de la información laboral, delegando en el empleador la garantía de protección de la información laboral, impidiéndole “hacer uso de software de vigilancia que viole la intimidad de la persona que trabaja bajo la modalidad de teletrabajo y la privacidad de su domicilio”

  1. ¿Habrá diferencia entre el salario de un Teletrabajador y un trabajador presencial?

Tal como se mencionó anteriormente, los Teletrabajadores tendrán los mismos derechos -salarios, licencias y vacaciones-que aquellos que lo hacen en forma presencial. Cabe destacar que, su remuneración será la correspondiente al convenio colectivo de trabajo, no pudiendo ser inferior, en su caso, a la que percibía o percibiría bajo la modalidad presencial. 

El ministerio de Trabajo, como autoridad de aplicación y los convenios colectivos, deberá prever una combinación entre prestaciones presenciales y por teletrabajo.

  1. ¿Qué establece la ley respecto la jornada laboral?

La jornada laboral deberá ser pactada previamente por escrito en el contrato de trabajo, de acuerdo con los límites establecidos en las leyes y convenios colectivos vigentes de la actividad, tanto en lo que respecta a lo convenido por hora como por objetivos.

  1. ¿En qué consiste el derecho a la desconexión?

El proyecto introduce el concepto de “derecho a la desconexión digital”, por el cual la persona que trabaja bajo esta modalidad “tendrá derecho a no ser contactada y a desconectarse de los dispositivos digitales y/o tecnologías de la información y comunicación, fuera de su jornada laboral y durante los períodos de licencias” y “no podrá ser sancionada por hacer uso de este derecho”. El empleador no podrá exigir a la persona que trabaja la realización de tareas, ni remitirle comunicaciones, por ningún medio, fuera de la jornada laboral

  1. ¿Qué prevé la ley para las prestaciones transnacionales de teletrabajo?

La iniciativa contempla “las prestaciones transnacionales de teletrabajo”: allí “se aplicará al contrato de trabajo respectivo la ley del lugar de ejecución de las tareas o la ley del domicilio del empleador, según sea más favorable para la persona que trabaja”. 

Agrega que “en caso de contratación de personas extranjeras no residentes en el país, se requerirá la autorización previa de la autoridad de aplicación” y que “los convenios colectivos, acorde a la realidad de cada actividad, deberán establecer un tope máximo para estas contrataciones”.

  1. Beneficio de realizar tareas de cuidado para los trabajadores con familiares a su cargo

Si algo ha resultado evidente durante el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno Nacional para evitar el avance del COVID – 19 en el país, es el reto de trabajar desde nuestros hogares rodeados de nuestras familias.

Resulta difícil decirle que no a la petición de juegos de los niños o mascotas, o evitar las molestias generadas en el normal desenvolvimiento del hogar, más aun, no estando habituado a trabajar en este ámbito. 

Por otro lado, hemos vislumbrado los beneficios de realizar “tareas de cuidado” que antes resultaban casi imposibles de llevar a cabo debido a la obligación de asistir al lugar de trabajo con jornadas laborales entre 8 y 10 horas, sumando a todo ello el consumo de tiempo que importa el traslado a la oficina y el regreso a nuestros hogares.

Es por ello, que el Proyecto de Ley hace especial hincapié en el derecho que tendrán los trabajadores que acrediten tener a su cargo, de manera única o compartida, el cuidado de:

  1. Personas menores de 13 años;
  2. Personas con discapacidad;
  3. Adultos mayores que requieran asistencia específica.

Dichos trabajadores tendrán derecho a contar con horarios compatibles con las tareas de cuidado a su cargo y/o a interrumpir la jornada laboral.

En estos casos, se deberá prestar especial atención, a las disposiciones que puedan llegar a establecer los convenios colectivos de trabajo en función al ejercicio de este derecho.

  1. Si trabajo en una posición presencial, ¿Puedo solicitar la modalidad de Teletrabajo?

Desde hace varios años, los expertos afirman que estamos entrando en un período de cambios profundos, englobados en la denominada “Revolución Digital” y que ésta va a modificar las formas actuales de organización del trabajo al igual que la Revolución Industrial lo hizo en los siglos XVIII y XIX. 

No solamente va a cambiar la forma en que vamos a realizar el trabajo, sino igualmente cuál va a ser ese trabajo y dónde vamos a hacerlo. De hecho, todo hace pensar que la “Sociedad de la Información” va a invertir las tendencias de la Revolución Industrial en lo que se refiere a la localización del trabajo.

El Teletrabajo es una forma de organización laboral moderna, que se ha estado aplicando en los últimos años a lo largo y ancho del mundo dentro de las empresas que lideran los mercados, entendiendo esto como un valor agregado para la empresas, ya que ayuda a reducir costos, y un atractivo para los empleados en cuanto les ayuda a optimizar su tiempo. 

Es por ello, que al momento de instrumentar la presente Ley, es menester contemplar la posibilidad de aquellos empleados que actualmente desarrollan sus actividades de manera presencial y que quieran solicitar la modalidad laboral de Teletrabajo.

En función de esto, el proyecto indica que, quien trabaja en una posición presencial, podrá solicitar el traslado a la modalidad de Teletrabajo, manifestando su voluntad de forma fehaciente y por escrito. Dicha petición solo podrá ser rechazada si el empleador acredita debidamente fuerza mayor, y la imposibilidad de que el trabajador modifique su modalidad de trabajo.  

  1. Solicitud del Teletrabajador de regresar al trabajo presencial

Como hemos mencionado con anterioridad, y tal como han vivenciado todos los trabajadores a lo largo del aislamiento social, preventivo y obligatorio, desempeñar las funciones laborales desde nuestros hogares no siempre resulta óptimo y de mayor conveniencia.  

En función de esto, es necesario que la Ley también prevea las situaciones en que el Teletrabajador pueda solicitar el regreso a la modalidad de trabajo presencial. El Proyecto de Ley le otorga este derecho al trabajador, pudiendo solicitar, en cualquier momento de la relación laboral, modificar su modalidad de trabajo. 

Ante esta solicitud, el empleador estará obligado a otorgarle al trabajador tareas en el mismo lugar de trabajo en el cual las hubiese prestado con anterioridad, o en el lugar más cercano a su domicilio. 

Ante la situación por la cual el empleador se oponga al regreso del Teletrabajador a la modalidad presencial, éste podrá considerarse en situación de despido o accionar para el restablecimiento de las condiciones oportunamente modificadas. 

Debemos aclarar que el empleador también podrá solicitar que el Teletrabajador regrese a desempeñarse bajo trabajo presencial, siempre y cuando justifique su necesidad y lo permita el convenio colectivo de la actividad.

  1. Provisión de elementos de trabajo y compensación de gastos

Si bien las empresas ahorran ciertos costos al no tener a un empleado físicamente en sus oficinas, el empleador no podrá desentenderse de ciertas obligaciones en cuanto a proveer al trabajador de todos los elementos necesarios para un óptimo desarrollo de sus funciones, tal y como si se desempeñara en sus oficinas.

Es por ello que el empleador, deberá proporcionar todo el equipamiento necesario de hardware como software, es decir, proveer al empleador de herramientas tales como computadora, teléfono corporativo, silla ergonómica, programas de software necesario, conexión a internet, o todo aquello indispensable para la función en particular.

A su vez, el empleador deberá asumir todos los costos de instalación, mantenimiento y reparación de las herramientas otorgadas, como también compensar la utilización de herramientas propias del trabajador. 

Cada convenio colectivo de actividad, que negocia el gremio más representativo de cada sector, junto con la Cámara empresaria correspondiente, deberá resolver cuestiones específicas del rubro. Por caso, la cantidad de horas que tendrá la jornada, que herramientas deberá proveer el empleador, así como también de qué gastos se hará cargo.

Dicho esto, el Teletrabajador tendrá derecho a la compensación por los mayores gastos a los que incurra en su hogar, tales como, conectividad a internet o consumo de servicios.

  1. Entrada en vigencia de la Ley 

La entrada en vigencia de la Ley en cuestión ha generado una gran controversia en los diferentes sectores, esto debido a la reestructuración que deberán realizar la mayoría de los empleadores a los fines de implementar en sus estructuras la modalidad del Teletrabajo.

Sectores como la UIA sugieren que la entrada de vigencia de la norma se ponga en marcha 180 días después del levantamiento de la cuarentena. Por otra parte, muchos sectores rechazan la instrumentación de la Ley.

El Proyecto establece que la Ley entrará en vigencia luego de los 90 día de finalizado el aislamiento social, preventivo y obligatorio. En dicho plazo, el Ministerio de Trabajo deberá dictar normas referidas a seguridad e higiene e incorporar las nuevas enfermedades laborales por esta modalidad, como también instrumentar el método de fiscalización que tendrá a su cargo. 

Dentro del Ministerio de Trabajo, se creará un registro de todas las empresas que desarrollen esta modalidad. En dicho registro se constará el software, plataformas utilizadas y una nómina de las personas que desarrollen estas tareas. El registro será remitido luego a la organización sindical pertinente.

A modo de Colofón

Hasta el comienzo de la Revolución Industrial, la mayoría de la población vivía y desarrollaba su actividad en áreas rurales. Pero los cambios en la organización del trabajo derivados del desarrollo fabril supusieron la migración del campo a la ciudad para vivir cerca del nuevo lugar de trabajo. Hoy, nos encontramos ante una revolución similar, donde suponer que el trabajador solo puede desarrollarse laboralmente en su lugar de trabajo, resulta de un pensamiento de antaño y carente de todo sustento.

Esto ha sido demostrado a lo largo de los años a nivel mundial, donde empresas de vanguardia aplican hace años el beneficio del Teletrabajo para sus empleados, obteniendo altísimos niveles de productividad y eficiencia. 

La medida de aislamiento social, preventivo y obligatorio nos ha impuesto a la fuerza la adaptación a esta modalidad, y ha desintegrado por completo la reticencia de los empleadores sobre su aplicación.  Resultan indiscutibles los beneficios que traen aparejados esta modalidad de trabajo, no solo para el trabajador sino también para el empleador, tal y como lo hemos establecido en la presente nota.  

Es necesario y fundamental que el país cuente con una normativa legal que instrumente la modalidad del Teletrabajo, acoplándose así con la normativa de vanguardia que se está dando a nivel mundial. Esto resulta evidente de los 214 votos positivos y uno negativo, que tuvo la iniciativa en la Cámara de Diputados.