El Gobierno habilitó a la construcción privada y las refacciones en la Ciudad de Buenos Aires

Publicado hace 6 días

A través de la decisión administrativa1863/2020, publicada en el Boletín Oficial, el Gobierno Nacional, exceptuó del cumplimiento del aislamiento social preventivo y obligatorio (ASPO) y de la prohibición de circular, “en los términos del artículo 15 del Decreto N° 792/20”, a la construcción privada y a las personas afectadas a dicha actividad, en el ámbito de la ciudad de Buenos Aires.

La actividad quedó autorizada para realizarse, conforme al protocolo aprobado por la autoridad sanitaria nacional. “En todos los casos se deberá garantizar la organización de turnos, si correspondiere, y los modos de trabajo y de traslado que garanticen las medidas de distanciamiento e higiene necesarias para disminuir el riesgo de contagio de Covid-19”, se precisó en el comunicado oficial.

Asimismo, como es habitual en lo que respecta al protocolo de habilitaciones, se determinó que los traslados de las personas alcanzadas por la medida deberán limitarse al estricto cumplimiento de la actividad exceptuada.

“Los o las titulares o responsables de los lugares donde se efectúen las tareas autorizadas deberán garantizar las condiciones de higiene, seguridad y traslado establecidas por la jurisdicción para preservar la salud de sus trabajadoras y trabajadores, y que estas y estos lleguen a sus lugares de trabajo sin la utilización del servicio público de transporte de pasajeros”, se aclaró en el Boletín Oficial.

 Las personas que desempeñen sus tareas laborales en los lugares alcanzados por las disposiciones supra mencionadas, deberán tramitar el Certificado Único Habilitante para Circulación – Emergencia Covid-19, establecido por la Decisión Administrativa N° 897/20.

Por otra parte, cabe destacar que la Ciudad Autónoma de Buenos Aires deberá realizar, en forma conjunta con el MINISTERIO DE SALUD de la Nación, el monitoreo de la evolución epidemiológica y de las condiciones sanitarias correspondientes.

En forma semanal, la autoridad sanitaria local deberá remitir al MINISTERIO DE SALUD de la Nación toda la información que se le requiera para evaluar la trayectoria de la enfermedad y la capacidad del sistema sanitario para atender a la población. Si la autoridad local detectare un signo de alerta epidemiológico o sanitario, deberá comunicarlo de inmediato a la autoridad sanitaria nacional.

Si el MINISTERIO DE SALUD de la Nación detectare una situación de riesgo epidemiológico o sanitario, deberá recomendar en forma inmediata al Coordinador de la “Unidad de Coordinación General del Plan Integral para la Prevención de Eventos de Salud Pública de Importancia Internacional” la adopción de las medidas pertinentes para contener la transmisión del virus SARS-CoV-2, pudiendo este, en cualquier momento, disponer la suspensión de la excepción dispuesta.