Ciberdelincuencia: ¿Cómo prevenir y qué hacer frente a una ciberestafa?

Publicado hace 1 mes

Por Anotnio Palestini (Grispo-Abogados).

De acuerdo con lo informado por la Unidad Fiscal Especializada en Ciberdelincuencia, las ciberestafas crecieron un 3.000% a partir de la pandemia. En el 2019 se registraron 22 denuncias de este tipo de delitos, mientras que en el 2020 el número de denuncias aumentó a 641. 

En su diálogo con el medio Telam, el fiscal Horacio Azzorin (miembro de la Unidad Especializada en Ciberdelincuencia) señaló que “Hasta antes de la pandemia este tipo de delito se daba a cuentagotas. Nunca se había dado con tanta virulencia como cuando empezó la cuarentena”.

Los modus operandi de las estafas denunciadas varían en diferentes aspectos, pero en todos los casos se observaron diversas estrategias utilizadas por los delincuentes con el objetivo de obtener datos de los usuarios de dinero digital, y con estos, robarles su dinero, realizar consumos con sus tarjetas o pedir préstamos de rápido otorgamiento. 

Plantea Azzorin “Es el cuento del tío digital, los delincuentes contactan por mensajes privados y piden los datos de una cuenta para transferir ese dinero a un tercero que generalmente, nada tiene que ver, pero al que le crearon una cuenta falsa con alguna foto de DNI y datos robados de Internet”.

Los delincuentes a través de redes sociales, correos electrónicos o mediante llamados telefónicos, se ponen en contacto con las víctimas utilizando diversas excusas, como por ejemplo ofreciendo algún tipo de promoción, o planteando que se contactan en relación con denuncias recibidas sobre fallas en determinado servicio el cual dicen ofrecer, o del cual dicen ser parte del sector de asistencia técnica.

No existe un perfil definido de las víctimas, Azzorin plantea que “el denominador en común pasa por sí una persona es atenta o no, y cuenta con una educación digital previa”. A raíz del auge del comercio electrónico que hubo como consecuencia de la pandemia, un gran porcentaje de la población se volcó al comercio electrónico, o al uso de plataformas electrónicas, sin contar con ningún tipo de educación digital previa, lo que los transformó en presa fácil para este tipo de delitos. 

En función del auge de este tipo de crímenes, el Banco Central de la República Argentina emitió una serie de recomendaciones a los usuarios relativas a precauciones que deben de tomarse para proteger los datos bancarios y confidenciales.  

De este modo recomienda no brindar datos confidenciales (usuarios, claves, contraseñas, pin, clave de seguridad social, clave token, DNI original o fotocopia, entre otros) por teléfono, correo electrónico, redes sociales, o mensajes de texto. Tampoco se recomienda ingresar esta clase de datos en los sitios a los que se haya accedido a través de links recibidos por correos electrónicos, redes sociales, WhatsApp o mensaje de texto.

Es preferible utilizar contraseñas robustas, intercalando letras mayúsculas, minúsculas y números, evitando fechas de cumpleaños o información personal que esté publicada en redes sociales. 

Ante cualquier ofrecimiento de premios, préstamos o beneficios es necesario tomar todo tipo de recaudos para confirmar que “no” se trata de una estafa, evitando brindar cualquier dato personal, tarjetas de crédito o transferencias para acceder al supuesto beneficio.

El BCRA también recomienda no aceptar ningún tipo de asistencia personal o telefónica para operar en cajeros automáticos, así como no usar equipos públicos o redes wi-fi públicas para acceder a aplicaciones o sitios web del banco, o cualquier sitio para el cual sea necesario una contraseña. Finalmente, ante cualquier duda o situación sospechosa lo que se aconseja es contactarse con el banco mediante sus canales oficiales.

Si fuiste víctima de este tipo de delitos, lo primero que debes de hacer es realizar la denuncia ante la dependencia policial más cercana a tu domicilio, o al fiscal en cibercrimen de la Procuración General de la Nación, el Dr. Horacio Azzolin, a través del correo electrónico oficial cibercrimen@mpf.gov.ar o al teléfono 6089-9000, interno N° 9266.

En la gran mayoría de los casos, los estafadores utilizan los datos para pedir prestamos desde las cuentas bancarias de las víctimas. Cada cuenta tiene la posibilidad de un préstamo pre aprobado cuyo monto varía en función del giro comercial de la cuenta en sí, y estos son los préstamos que solicitan los estafadores. Sí esta es tu situación, una vez realizada la denuncia antes mencionada, el siguiente paso es acudir a la justicia en miras de que se declare la nulidad del préstamo solicitado.

 La vía adecuada para incoar este reclamo es la acción de nulidad, así lo entendió el Juzgado 10 en lo Civil y Comercial de La Plata, en la causa Pedernera Juan Alberto c/ Banco de la Provincia de Buenos Aires. El señor Pedernera fue víctima de una de estas estafas telefónicas donde los delincuentes, una vez efectuado el robo de datos, procedieron a solicitar dos préstamos bancarios por las sumas de $500.000 y $41.6000. Efectuada la denuncia, la víctima acudió a la justicia interponiendo una acción meramente declarativa contra el Banco de la Provincia de Buenos Aires, con el objetivo de que se declare la inexistencia o nulidad de los créditos otorgados a su nombre. y solicitó una medida cautelar de prohibición de innovar, para que se le impida al banco la ejecución del préstamo hasta tanto no concluya el litigio.

Si bien la causa sigue en trámite, dado que la misma fue iniciada a mediados del 2020, el juez en el primer despacho se expidió sobre la vía elegida por la víctima para iniciar el reclamo y sobre la procedencia de la medida cautelar solicitada.  

El juez entendió que la vía adecuada para canalizar estos reclamos no es la acción declarativa, sino la acción de nulidad, más allá de esto dio curso a la demanda. Respecto a la medida cautelar consideró que la misma era procedente dado que con las constancias acompañadas se acredita una verosimilitud en los hechos alegados y en el derecho esgrimido. El magistrado planteó que la relación entre el damnificado y el banco es una relación de consumo, y que esto impone adoptar las medidas necesarias para procurar la salvaguarda del consumidor durante el proceso, sin importar el resultado final del mismo.

En síntesis, en el contexto actual es necesario extremar los cuidados al realizar operaciones mediante plataformas electrónicas, y en caso de resultar víctima de uno de estos delitos, es necesario acudir a la justicia lo antes posible para realizar la denuncia correspondiente, y así lograr detener la ejecución de los préstamos que se hubieran solicitado.

Suscríbase a nuestro newsletter